Infección por virus Zika

 

 

El virus Zika es un virus emergente del género Flavivirus (familia Flaviviridae), identificado por primera vez en el año 1947 en Uganda. Durante décadas se mantuvo confinado a los continentes africano y asiático.

 

En Mayo de 2015 la OMS reportó la primera transmisión autóctona en las Américas y rápidamente el virus invadió gran parte del continente.

 

El 25 de Enero del 2016 la OMS confirmó la presencia de la enfermedad en 24 países y regiones de América Latina y la probable diseminación a todos los países que presenten circulación del vector.

 

El virus Zika se transmite por la picadura de mosquitos del género Aedes (A. aegypti y albopictus), de costumbres peridomiciliarias. Además se considera probable su transmisión por vía sexual, transfusiones, en forma vertical y muy probablemente a través de trasplante de órganos.

 

Tras la picadura del mosquito, la infección es asintomática en el 80% de los casos. En la mayoría de los pacientes sintomáticos, luego de 3-12 días de la picadura, la enfermedad es leve y se caracteriza por inicio agudo de fiebre, asociado frecuentemente a: exantemamaculopapular, cefalea, artralgias, mialgias y conjuntivitis no purulenta. El cuadro clínico suele durar hasta 7 días.

 

La enfermedad grave es poco común y las muertes son raras. Sin embargo recientemente se ha evidenciado un aumento en la notificación de casos de Síndrome de Guillain Barré y nacimientos de niños con microcefalia asociados a la enfermedad, aún sin confirmación oficial. Por esta relación, el 1°de Febrero de este año la OMS declaró al virus del Zika como una emergencia de salud pública de carácter internacional.

 

La enfermedad presenta similitudes con otras transmitidas por el mismo vector (Dengue y Chikungunya), por lo cual debe realizarse diagnóstico diferencial con las mismas.

 

Por el momento no se cuenta con tratamiento ni vacuna específica para esta enfermedad.

 

Las medidas de prevención deben ser aplicadas contra la presencia del mosquito transmisor. En la estrategia de control vectorial se destacan: la eliminación de todos los elementos que puedan reservar agua en el peridomicilio, cambio diario del agua de las mascotas, recirculación diaria del agua de las piletas, cobertura de los reservorios de agua como tanques, uso de mangas y pantalones largos en áreas de exposición, uso de repelente sobre la piel expuesta y luego de la protección solar, uso de repelente sobre la ropa, mosquiteros y fumigación.