Medicina, una Facultad que a pesar de los intentos por socavarla, permanece de pie

Durante la última Asamblea Universitaria, convocada para la elección del Presidente para el período 2014-2018 sucedieron algunos hechos que merecen ser destacados.

 

El primero es el haber podido realizar el acto más trascendente de la vida universitaria, sin hechos de violencia y fundamentalmente, en su ámbito natural, una dependencia universitaria de la ciudad. Atrás quedaron los hechos de violencia protagonizados en un campo de 25 de mayo donde los Consejeros debieron esconderse para poder elegir las nuevas autoridades y un jinete a campo traviesa pudiera transportar la urna con los sufragios. Todo un avance.

 

Otra situación a destacar es la presencia de todas las Unidades Académicas que, más allá de sus conflictos internos,  generados por la aplicación de un estatuto que tiene algunos baches legales para su interpretación, dijeron presente.

 

Pero sin lugar a dudas la imagen de la Asamblea es la que protagonizaron los Consejeros de la Facultad de Ciencias Médicas que representando al cuerpo de Profesores, Auxiliares docentes y Graduados permanecieron de pié y se abstuvieron de emitir el voto en una clara demostración de civismo universitario, pero también en una evidente demostración de coherencia entre lo que se piensa y se expresa en situaciones límites.

 

Ante una Asamblea de 269 miembros y una numerosa barra, que desplegaron discursos y cánticos agresivos hacia nuestra Unidad Académica, los Consejeros mencionados no sólo no respondieron ninguna de las agresiones, mostrando una tolerancia digna de ser resaltada, sino que ante la insistencia del Secretario General de la Asamblea, para que Medicina camine con su sobre hacia las urnas, permanecieron de pie, expresando clara y valientemente su abstención como prueba que la propuesta del único candidato no los representaba.

 

Entre las numerosas miradas que focalizaron esta actitud, se pudo observar algunas que más allá de las diferencias políticas de la visión universitaria, reconocían la coherencia entre el decir y el hacer. Una verdadera muestra de que la institución renueva sus autoridades pero mantiene firme sus principios y convicciones.   

 

noticias 2 

 

29 de Abril de 2014